Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

8 tratamientos tecnológicos para la depresión crónica

8 tratamientos tecnológicos para la depresión crónica

La depresión es un trastorno mental caracterizado fundamentalmente por un bajo estado de ánimo y sentimientos de tristeza.

Aunque para muchos suele ser un estado temporal, es importante que la depresión sea vista como una enfermedad seria para prevenir otras complicaciones en la salud y para mejorar la calidad de vida de quienes la presentan.

Terapia Electroconvulsiva

Este es un tipo de terapia que se emplea desde 1940 para tratar a pacientes con depresión severa que no responden adecuadamente a otros tipos de tratamientos a resultado ser uno de los métodos más efectivos para manejar los signos de la condición. Sin embargo,tiene algunos riesgos, ya que se administra bajo anestesia e induce una convulsión al estimular eléctricamente el cerebro. 

“Un estudio reciente puede ayudar a los científicos a desarrollar tratamientos que brinden los mismos beneficios sin los riesgos. En el estudio, los ratones que recibieron ECT desarrollaron nuevas células cerebrales en el área del cerebro afectada por la convulsión”, destacó el portal Web MD.

Estimulación magnética transcraneal

Este tratamiento emplea campos magnéticos para estimular las células nerviosas del cerebro con el fin de ayudar a aliviar los síntomas de la depresión. 

Una bobina electromagnética es ubicada sobre el cuero cabelludo para generar un pulso magnético indoloro que estimula las células nerviosas en la parte del cerebro que controla el estado de ánimo y la depresión. 

Entre sus beneficios se destaca que no es invasivo y no requiere el uso de anestesia.

Estimulación de corriente directa transcraneal

La terapia no invasiva tDCS utiliza dos electrodos para hacer llegar una corriente débil a áreas específicas de su cerebro. 

Es una terapia que se encuentra por ahora en estudios de investigación pero que ha demostrado resultados favorecedores, demostrando ser efectiva para el tratamiento agudo de la depresión mayor.

De ser aprobada, se determinará el tiempo de su uso que hasta ahora oscila en una aplicación consecutiva por una semana.

Terapia de convulsiones magnéticas

A través de una bobina magnética se envían impulsos de campo magnético de alta intensidad a regiones muy específicas de su cerebro haciendo que se presente una convulsión. 

Investigaciones recientes han demostrado que su uso continuo puede ayudar a prevenir una recaída en casos de depresión y se estudió la posibilidad de tratar otro tipo de trastornos como la psicosis y el trastorno obsesivo-compulsivo.

Estimulación cerebral profunda

Aunque está en estudios, la DBS se plantea como una terapia para la depresión resistente a otros tipos de tratamiento. 

Por medio de un procedimiento invasivo se implantan uno o más electrodos en el cerebro y se conectan a un generador de impulsos debajo de la piel, favoreciendo las condiciones de la enfermedad.

Estimulación del nervio vago

El VNS es otro de los tratamientos invasivos que está disponible actualmente.

Mediante la implantación de un generador de impulsos a batería en la pared torácica y con una conexión a un electrodo que se conecta alrededor de un nervio vago ha demostrado ser efectivo para tratar algunos tipos específicos de epilepsia, y se espera mayores resultados frente a su efectividad en el tratamiento de la depresión mayor.

Estimulación magnética de bajo campo

Investigadores estudian la LFMS, como un nuevo tratamiento experimental para la depresión y la ansiedad. 

En este tipo de terapia se emplea una combinación de pulsos de campo electromagnético de baja potencia y alta frecuencia para mejorar el estado de ánimo. 

La LFMS se destaca por sus resultados casi inmediatos frente a otros tipos de terapia.

Estimulación Eléctrica Craneal

CES es un tratamiento no invasivo que utiliza un dispositivo alimentado por batería para enviar una corriente alterna débil al cerebro con electrodos adheridos al cuero cabelludo u otras partes de la cabeza. 

Es un procedimiento aprobado por la FDA para tratar la depresión, pero ningún estudio ha evidenciado su efectividad en el tratamiento de casos de depresión mayor.

Con información Web MD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete a nuestro

newsletter